OHBaby!: De La Búsqueda De Un Buen Pediatra

Cuándo debería comenzar a buscar a un pediatra?

Muchas mujeres comienzan a buscarlos cuando están aún embarazadas. En mi caso, me quedé con el que estuvo en mi parto. La gracia me duró como 2 meses y luego decidí emprender la búsqueda del pediatra ideal para mi hijo (y para mi).

Qué tipo de médico buscar?

Yo sólo tenía claro una cosa…NO quería que algún familiar me “heredara” su médico. Es decir, no quería el pediatra del hijo de mi hermana, no quería le pediatra que ha atendido a todos los hijos de toda la familia de mi mamá. Me rehusaba a seguir a todos como un borrego. Yo tenía la necesidad, la urgencia, de investigar sobre cada pediatra, hablar con ellos, sentarme, ver cómo interactuaban con mi familia y después decidir.

OBVIAMENTE no conocía muchos pediatras. Digamos que no todas mis amigas tienen hijos y en mi familia tampoco hay demasiados niños, así que escribí esta pregunta en el Facebook (para que vean que no sólo sirve para estupideces jajaja) “Recomendaciones de un super buen buen buen pediatra?”

Como es lógico, me llovieron millones de respuestas, tanto al muro como al inbox. Leí y conversé con casi todas las personas que me escribieron. Apunté los nombres de los pediatras, llamé a sus oficinas y comencé mi búsqueda.

Para el tercer mes de mi hijo yo ya había cambiado de pediatra. Más por necesidad que por convicción. En fin. Seguí mi búsqueda.

Pero, qué era lo que buscaba en este pediatra ideal? Me comencé a cuestionar esto. Así que me hice una lista de preguntas y de cualidades que debería tener este pediatra.

  • Quiero que sea joven. No que tenga 17 años y sea la versión peruana de Doogie Howser. Pero no quiero a un viejito por más maña que tenga.
  • Quiero que tenga alguna especialidad. No quiero que sea pediatra y…paramos de contar.
  • Quiero que atienda en más de una clínica.
  • Quiero que la clínica o consultorio en el que atienda, tenga Emergencias.
  • Quiero que mi seguro me cubra las consultas.
  • Quiero que me responda el whatsapp o mensajes de texto. No quiero tener que estar llamando 500 veces esperando que con suerte me responda a la hora y media. Quiero escribirle mi preocupación y seguir jugando con mi hijo y que él me responda cuando pueda. No estoy para complicarme la vida.
  • Quiero que interactúe con mi hijo. No, NO y no. Me rehúso a que un pediatra trate a mi hijo como si fuera un cactus. Quizás no puede hablar ahorita y no va a entender lo que el medico le dice. Pero el pediatra es el doctor DEL BEBE. Así que la atención es para el bebé.
  • Quiero que se ria. No quiero un pediatra que esté aburrido de ver niños todo el día (se hubiera elegido otra carrera, no?), tampoco me refiero a tener a Melcochita en la consulta. Pero siempre me imaginé al pediatra de mi hijo como una persona afable y simpática.
  • Que no me atienda detrás del escritorio. No me interesa tratar con pediatra que sólo nos mira y habla y habla y escribe en la historia y sigue hablando.
  • Intentar por todos los medios, que este pediatra tenga un consultorio aparte. POR QUÉ se preguntarán. Pues la experiencia buscando pediatras me ha enseñado que en el consultorio el pediatra se mueve a sus anchas. No mira el reloj. He tenido doctores que me han atendido de 15 a 30 minutos como mucho en la clínica, pero en su consultorio, no hemos bajado de 1 hora en la consulta.
  • No voy a esperar a que me atiendan después de unos 40 minutos. NO. Si estoy pagando por la consulta, espero que si quedamos a las 4pm, me atiendan a las 4pm (excepto si han tenido alguna emergencia)
  • Que me deje preguntarle hasta las cojudeces más grandes. Y aquí les cuento que hace dos semana me junté con el pediatra de mi hijo y muerta de la vergüenza le pregunté “Doc, sé que no es un tema médico…pero entonces…qué puedo hacer para que Jose Ignacio no me grite a las 2am –MAAAA MAAAA! Todo para que le pase el chupón?”
  • Sala de espera. Si me toca esperar 15 minutos (que espero que no suceda), al menos que tengan una buena sala de espera donde mi hijo pueda estar cómodo y jugando.
  • De esto sólo te das cuenta cuando vas más de una vez a las consultas con el pediatra. Pero por ejemplo, el pediatra vio que mi hijo tenía un rollo más en la pierna derecha que en la izquierda (mi hijo tiene como 5 rollos por pierna jaja) y al toque llamó a una colega suya que la rompe en ecografías y nos mandó a hacerle una para descartar que una piernita sea más larga que la otra. Nos atendieron hiper rápido y descartamos todo.
  • Busco información del doctor en Internet. Busco publicaciones suyas. En Doctoralia siempre hay reseñas que han escrito personas que se han atendido con los docs.

BUENO! Hasta ahí la primera parte de mi experiencia buscando un buen pediatra.

Alguna se hizo estas preguntas o buscó cualidades parecidas para el doctor de su hijo?

Anuncios

Escrito por

Mamá de dos niños y esposa, obsesionada con los detalles, los horarios, y la organización! Creo que la maternidad TIENE que ser divertida! Tenemos que aprender a tomar todo con humor para sobrevivir a este sube y baja emocionante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s