De Las Cosas Que Extrañé

Yo AME estar embarazada.

No estoy bromeando! Mi panza fue gigante. Me moría de sed todo el día. Sudaba como si volviera de una maratón 30K, la panza me aplastaba y me ahogaba por las noches…PERO SABEN QUE??!?!? Podía comer lo que me diera la gana y nadie nunca jamás iba a poder mirarme mal ni pensar “Por Dios! Se maleó!”…Excepto ese repartidor de KFC que cuado llego a mi casa me preguntó…”todo esto es para usted sola?”…Jamás lo olvidaré… Pero este post no es para eso…

Sigamos… como les decía, me gustó estar embarazada y a la vez no podía esperar para ya no estarlo. Y por muy “romántico” que quiera que suene, no era precisamente por tener a mi bebé conmigo! Obvio que me moría por conocerlo y cargarlo y apachurrarlo y todo lo que las mamás queremos hacer con nuestros hijos recién nacidos…pero bastante de mi TAMBIÉN se moría por hacer varias cosas que embarazada no podía hacer!!!

Hice una lista de todas las cosas que moría por hacer una vez que diera a luz…aquí van.

1.- Tomarme un maldito café: Antes de salir embarazada yo no me despertaba del todo hasta que no tomaba mi tazota de café. Nunca he sido muy pija de esas que “OMFG, sólo tomo café de Starbucks”…yo soy cafetera…me gusta, disfruto del café. Cualquiera de sus presentaciones menos expresso. Si me toca estar en un Starbucks siempre pido un Caramel Macciato Alto con leche descremada, sin azúcar. Si estoy en mi casa, café Kirma sin azúcar. Por qué sin azúcar? Porque amo AMO el sabor del café. Y durante nueve meses me la pasé pensando “si hubiera sabido que iba a dejar de tomar café por tanto tiempo…hubiera disfrutado más esa ultima taza” #PyschoDramaQueen

2.- Dormir boca abajo sin morir en el intento. Y en serio yo nunca he dormido boca abajo, pero nunca me había dado cuenta que a la mitad de la noche me da por voltearme un poco…BUENO, a medida que mi panza iba creciendo la cosa fue empeorando. No hubo almohada que me ayude a poder dormir mejor, ni posición ni nada. Desde el 4to mes en adelante sentí la necesidad de dormir boca abajo (quizás porque sabía que no podía hacerlo) así que me volteaba lo más que podía y luego me acomodaba almohadas alrededor del cuerpo para mantener la posición. Suena incómodo? LO ERA.

3.- Ponerme taco 12. Antes de ser mamá andaba en tacos todo el día. De hecho me ponía zapatos chatos y me dolían los pies jajaja Pues durante todo el embarazo no usé nada de taco. Una vez me puse un taco pequeñísimo y me caí…descuiden, nada pasó de ser EL ROCHE MAS GRANDE DE MI VIDA…sólo eso. Ahora como mamá tampoco los uso, lo cual me da un poco de nostalgia…pero aún tengo que hacer maniobras de malabarista de circo con mi hijo, así que no modo.

4.- Meterme un buen ceviche y un Carpaccio. No pude en 9 meses ir por una Leche de tigre y un buen ceviche. Imposible. Todos te dicen que una embarazada no debería hacerlo!!! Que no sé qué! Me frené tanto con esto que apenas dejé de dar de lactar (si si, no le di DOS años a mi hijo… no le di un año de lactar…no le di ni medio año) me empaché de ceviche y de carpaccios de lomo. Comí ceviche casi un mes entero.

5.- Mi iluminación mensual. Para las que me conocen seguro han pensado que soy rubia natural…y es verdad JAJAJAJA pero bueno, sólo buscaba “iluminación”…durante 9 meses no pude hacérmela. Para las fotos del día que di a luz parecía Madonna en su video de Like a Virgin. Tenía las “raíces” hasta la oreja y luego rubia… es decir…tenia unas mechas californianas bravas. Me dijeron que habían tintes naturales y qué sé yo, pero nunca me atreví.

Saliendo de la clínica jajajja

6.- Meterme en un jacuzzi hirviendo. Recuerdo que me fui a Paracas durante mi embarazo y nos fuimos al spa del hotel!!! Bello! Donde…NO PUDE HACE ABSOLUTAMENTE NADA. Porque no querían darme masajes, no me querían dejar entrar al jacuzzi por la temperatura del agua…nada. No pude hacer nada. Sólo me podían hacer una manicure que costaba 80mil dólares creo. Aún no he podido meterme a un jacuzzi con agua hirviendo y relajarme…es la verdad…el ritmo ahora no me lo ha permitido…pero está en mis listas de “MUST DO” (ese es otro post! Jajaja)

Mi maravilloso viaje a Paracas 🙂

7.- Beber alcohol. Mucho. Todo. Y llegamos al punto más rico…digo…el más importante. Que HORRIBLE fue no poder beber alcohol. Y si alguna vez se me ocurrió tomarme una copita de champagne escuchaba el cuchicheo de lo mala madre que era! Jajaja La gente se escandaliza muy rápido y uno tiene que saber sobrellevarlo de alguna manera. Es normal.

8.- Comenzar a trabajar en mi cuerpo. La verdad es que una no sabe apreciar lo que tiene hasta que lo pierde. Antes de salir embarazada tenía algunos kilos de más y siempre me quejaba de que estaba regordeta y de que era imposible bajar esos kiletes. Pues resulta que durante el embarazo esos kilos se multiplicaron por mil y yo ya no veía las horas de hacer una buena dieta y meterme al gym (ninguna de esas dos cosas ha sucedido todavía jajaja pero sucederán). Pero ahora siempre pienso “si tan solo pudiera volver al peso de antes…ya no me quejaría”

A alguna le ha pasado esto??!?!?!?!

AHHHH! Y lo que faltaba! El ganador del concurso es………

KALESHKA VARGAS

Escríbeme!!!

Si antes del lunes no tengo una respuesta!!! Sortearé nuevamente la Baby Blanket! Un beso!!!

#PsychoKisses

#UnidasDeCortazon

Anuncios

Escrito por

Mamá de dos niños y esposa, obsesionada con los detalles, los horarios, y la organización! Creo que la maternidad TIENE que ser divertida! Tenemos que aprender a tomar todo con humor para sobrevivir a este sube y baja emocionante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s