De Las Cosas Que Nunca Más Harás Cuando Seas Mamá

1.- Hablar con un adulto

“Esteee…por supuesto que hablo con adultos!” …discúlpame hijita pero tienes que tachar de tu lista al pediatra, a su profe del cole, a la nana, amigas que son mamás, etc. Si después de tachar esto de tu lista aún te quedan nombres (también tienes que tachar al Wachimán de tu edificio que te habla cada vez que sales a pasear con tu hijo), entonces bien por ti! Disfruta aún más si puedes conversar con adultos sin decir a la mitad “no te metas eso a la boca!” “no toques eso!” “Silencio hijito, mamá está hablando con tía Fio”

2.- Tener un día libre por estar enferma

Y con esto no me refiero a un día para descansar del trabajo o para tomarnos una siesta. Me refiero a estar REALMENTE enferma. Sentir que la cabeza te va a explotar, tomarte una pepa y meterte en tu cama a tomarte una sopita de pollo y llenarte de harto Wawasana Antigripal o algo así. Días libres por enfermedad para una mamá simplemente no existen.

3.- Leer una revista

Esto sucederá por dos razones: UNO, porque serás incapaz de volver a tomar una revista en tus manos y ver dos hojas antes de que tus hijos o lloren para que les des la revista o automáticamente se lanzarán sobre ella y la romperán. DOS, porque te vas a deprimir como nunca antes en tu vida por todas las RAAAAAGIAS que salen con vestidos que a ti no te caben ni en el dedo meñique. (“No importa, yo acabo de ser mamá recién hace 19 meses…”)

4.- Comer un postre sola…sin compartir…en silencio…

Cuando tu bebé es muy pequeñito todo tu tiempo es para él, intentas comer lo mejor que puedes para que estén los dos muy bien nutridos! Si tienes un segundo libre (si eeeees que lo tienes…) es para dormir! Cuando tu bebé ya tiene algunos mesesitos y está un poco más grande…te das cuenta de tu triste realidad… TIENES QUE BAJAR DE PESO…postres? Imposible. “Nada mejor que una rica zanahoria y un vaso de agua! Yummy!” (NOT) Cuando tu bebé ya tiene casi un añito o un poco más que eso y decides que ya tienes el cuerpo que quieres (o al menos el cuerpo que lograste pese a tus intentos de mejorarlo), y decides comerte un postrecito…te encuentras con una cara de bebé hambriento y babeando por un poco de tu postre…Te toca compartir con tu hijo…que en otras palabras termina siendo “darle todo tu postre a tu hijo y tú quedándote con algo parecido a NADA”

5.- Ir a ningún lado (dícese de salir de casa, emprender rumbo a ningún lugar en particular y sin ningún motivo aparente)

Te acuerdas cuando salías de tu casa y te ibas a caminar y comprarte un helado por ahí? O decidías ir a comprarte algo de ropa y mientras paseabas viendo tiendas hasta que decidieras qué quieres? LISTO! Ahora, olvídalo! Si decides salir digamos…a la esquina…no te olvides del carrito para pasear, una muda de ropa, chupones, baberos, agua, galletita de arroz, juguetes, la manta, el gorrito para el sol, otra chompa… perdón, de qué estábamos hablando?

6.- Tener algo –lo que sea- limpio y bonito

Olvídate del “lo tengo como nuevo”. Cambiarás tus pulcros, inmaculados, modernos, lo que sea…por tenerlos manchados, derramados con témpera, papilla, babas. Aprenderás que la única manera de tener tus adornos bonitos y que duren es…guardándolos en el closet. Pero asumo que realmente es mejor guardar los adornos en el closet que encerrar a tu hijo en el closet, no? (al menos no vas a salir en las noticias si haces lo primero)

7.- Ver la “teleferia” o alguno de esos comerciales como el WonderMop

No importa si quieres el producto o no. Simplemente verlo. Completo. Porque sí. Y aquí no cuentan los infomerciales que te tocan ver en esas noches que te desvelas por alguna fiebre o porque le estás enseñando a dormir en su cuarto. Tampoco cuentan si te tocan verlo en la leche de las 2am.

8.- Terminar una oración que no tienes que repetir (una y otra vez)

UNA Y OTRA VEZ, UNA Y OTRA VEZ, UNA Y OTRA VEZ, UNA Y OTRA VEZ, UNA Y OTRA VEZ, UNA Y OTRA VEZ, UNA Y OTRA VEZ, UNA Y OTRA VEZ, UNA Y OTRA VEZ, UNA Y OTRA VEZ, UNA Y OTRA VEZ, UNA Y OTRA VEZ…hasta que alguien te haga caso.

9.- Permanecer con la mente fija en algo. Terquearme con algo.

AH? Ser padre significa ser también flexible (de nuevo…Not Sussy Diaz y Florcita flexible)…y esto nos lleva a tener que cambiar nuestra manera de pensar algunas veces (varias veces). Los niños son toda una aventura y si antes pensábamos que nunca vamos a comer mientras vemos televisión pues te encontrarás en algún momento sentada en la mesa con él comiendo puré de camote mientras ven la Casa de Mickey Mouse (y él sin darse cuenta abre la boca y se come todo!!! TRIUNFOOOO! Punto para mamá!) Relaja el choro y deja que todo fluya!

Se te ocurre alguna otra???

Anuncios

Escrito por

Mamá de dos niños y esposa, obsesionada con los detalles, los horarios, y la organización! Creo que la maternidad TIENE que ser divertida! Tenemos que aprender a tomar todo con humor para sobrevivir a este sube y baja emocionante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s