De Madrinas y Padrinos

Cuando me enteré de que iba a tener a JI, una de las primeras cosas que decidí (aparte de su nombre, el color de su habitación, el diseño, etc) fue quién iba a ser el padrino.

Como es usual, mi esposo yo nos dividimos…uno elegía el padrino y otro la madrina…Yo le pedí elegir al padrino para mi hijo. Y así lo hice.

Siempre estuve segura de quién quería que sea. No sé cómo eligen los padrinos otras personas, pero en mi caso, quería que el padrino de mi hijo sea alguien que amara la vida…alguien que supiera reírse de sí mismo. Quería que su padrino le enseñara lo importante que es la familia, que le enseñara que está bien embarrarse en el pasto mojado, que está bien correr hasta que sientes que te vas a caer por ya no tener fuerzas, que está bien reírse hasta atorarte. Quería que Josito aprendiera de su padrino que si a uno no le gusta cómo está su vida, lo mejor es comenzar desde cero (aunque sea una y otra vez). Para mi era importante que aprendiera que tienes que hacer cosas que realmente te apasionen y que debes rodearte de personas que se preocupan por ti.

Algo que también quería de su padrino es que fuera joven, que pudiera jugar con él y si yo faltase en algún momento, él pudiera acompañarlo en este camino maravilloso que es la vida.

Y así elegí a Alex, mi hermano menor.

Sé la clase de hombre que es mi hermano, lo he visto caer y levantarse muchas veces, he visto lo compasivo y amoroso que es con la gente que lo rodea y también lo he visto en sus etapas menos agradables. He visto cómo en estos 23 años se ha convertido en una persona feliz. Y cuánto le ha costado y le sigue costando mantener esa felicidad en el alma. He visto su capacidad de perdonar y dar el corazón. He estado presente en todo ese proceso. Y me siento bendecida por ello. Sin duda elegí al mejor padrino.

Veo cuánto ama a mi hijo y lo importante que es para él su bienestar. Estoy más que feliz con la decisión que tomé al elegirlo como padrino. Creo que el resultado no pudo ser mejor. Amo la unión que tiene con Jose Ignacio y las carcajadas que sueltan cuando están juntos. Sin duda tendrán ese lazo mágico que muchos de nosotros tenemos con nuestros padrinos 🙂

*Acá del regalo que me hicieron mis mejores amigos el día que di a luz (en otro post les hablaré sobre este regalo). En la última página del regalo, mi hermano le escribió una carta a mi hijo (que acababa de nacer).

Anuncios

Escrito por

Mamá de dos niños y esposa, obsesionada con los detalles, los horarios, y la organización! Creo que la maternidad TIENE que ser divertida! Tenemos que aprender a tomar todo con humor para sobrevivir a este sube y baja emocionante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s