De Mi Travesía En Busca De Una Nana (II)

Luego de que le mandar a las agencias las fichas llenas con todos los requisitos que solicitaba yo en una nana, ellos me mandaron a las candidatas.

Busqué tiempo como sea para poder entrevistar cada una. Si tenían que venir dos al mismo tiempo pues no importa, a las dos las entrevistaba juntas.

Cuando tenía la oportunidad de sentarme con ellas siempre buscaba que esté mi esposo y mi hijo, a veces me acompañaba mi mamá (tan tan TAN sabia mi madre). Me sentaba con cada una de las chicas a conversar.

Quizás va a sonar un poco tonto, pero a veces apuntaba las preguntas que quería hacerles para no olvidarme. Yo suelo irme por las ramas bastante y si encuentro a alguien tan conversadora como yo, pues podemos pasarnos hablando horas y no tocar ningún tema en particular. ESO no podía sucederme cuando iba a entrevistar a todas estas chicas.

¿Qué buscaba en esta nana?

Paciencia: Me demoré lo que me tenía que demorar con cada entrevista. Intenté que todas las entrevistas fueran fines de semana y en mi casa. Quería que mi esposo y mi hijo estuvieran presentes. Si JI lloraba, veía su reacción.

Hubo muchas chicas que llegaron a la entrevista el sábado, vestidas como si acabaran de salir de un tono y no podían más con la ansiedad de irse porque asumo que sentían que ya me estaba demorando mucho. Yo me hubiera demorado 5 horas más jajaja

Constancia: Les pregunté mucho por sus trabajos anteriores y les pregunté si seguían manteniendo contacto con las familias de sus ex trabajos. Me sorprendió ver la cantidad de Nanas que seguían manteniendo contacto con las mamás y los niños para los que antes habían trabajado. Fue una sorpresa muy bonita. Me gustó saber que muchas de ellas no se desligaban por completo de los niños cuando terminaba su trabajo ahí. Eso me parece que está super bien, porque en realidad el trabajo de la Nana es algo transitorio, muchas mamás sólo quieren nanas hasta que su hijo cumple un año o 5 años, y desde ese momento se deciden quedar sólo con la persona de servicio. Me encantó ver que muchas nanas a pesar de ya no trabajar con esos niños, seguían manteniendo comunicación por el cariño que aún existe entre ellos.

Compromiso y responsabilidad: Les pregunté cómo se sentían sobre su trabajo. Les pregunté si el ser nana les gustaba realmente o si sólo era un “mientras tanto”. Como les conté en el post anterior, yo le pedí a las agencias que me enviaran nanas que hayan sido enfermeras. Bueno, yo quería saber por qué en vez de ejercer su profesión como enfermas, decidieron ser nanas. Había muchas que sólo querían hacer un poco de plata para luego poder dedicarse a estudiar algo relacionado con su profesión…si bien esto me parecía genial por ellas…no era lo que yo buscaba para la nana de mi hijo. Yo quería que tengamos una relación a largo plazo. (Endless Love)

Que le guste jugar: Le pregunté qué juegos “jugaría” con mi hijo o qué juegos le gustaban más. Les pregunté qué juega era divertido para un niño de 3 años o qué juega era divertido para un bebé de 1 año. Le pregunté qué pensaba de a TV para los niños (lo siento, peor yo no soy ANTI tv. A mi La Casa de Mickey Mouse me ha salvado de varias catástrofes a la hora de comer) y qué música le gustaba escuchar con los bebés. Todas estas preguntas me hablaban de su experiencia como niñera y de cuán comprometida estaban con el tema.

Activa: Definitivamente mi hijo, desde muy baby, ha sido difícil de contener jajaja Es una bala! Entonces yo buscaba un persona que fuera 100% activa, así que le pregunté qué es lo que hacía sus fines de semana. Le pregunté cómo era su día a día los fines de semana y cómo era su día al cuidado de una bebé. Me di cuenta que las BUENAS nanas se organizaban mejor que bien. Conseguían lavar en la primera siesta del bebé, luego de levantarse lo cambiaban y jugaban, luego de la segunda siesta planchaban y ordenaban la habitación. En fin, se movían como un reloj. Buscaba a alguien que le gustara estar ocupada y que si tiene tiempo libre, busque qué hacer o si puede ayudar en algo en la casa (pero que nazca de ella).

Experimentada: Sabiendo que para ser una nana se necesita preparación, seguridad en sí misma y habilidad, me enfoqué mucho en ver qué tan responsables eran las candidatas que se presentaban para el puesto de nana en mi casa. Les puse ejemplos de cosas que podrían suceder en mi ausencia en la casa y les preguntaba qué harían ellas en esos casos.

Flexible: Más que nada por los horarios. Qué pasa si necesito que se quede a dormir? Qué pasa si me voy a la playa? Qué pasa si nos vamos de viaje y quiero que venga co nosotros? Qué pasa si mi esposo y yo queremos salir esa noche? Le pregunté de todo para estar segura de qué sucedería en esos casos..Es mejor hablar de todo eso ANTES, porque después salen con unas cosas! Una vez tuve una nana que me quería cobrar un monto X por cada media hora extra que se quedaba después de su hora de salida, Cómo me enteré? Pues un día que llegamos tarde a casa! O SEAAAAA! No se les ocurra obviar estas preguntas! Es mejor que ambas partes tengan las cosas claras desde cero.

Sensibles: Lo último que quiero es un cachaco en mi casa. Mi esposo y yo nos derretimos por nuestro hijo y lo tratamos con todo el amor del mundo…yo no esperaría menos de su nana. Necesitaba alguien que llegue a querer a mi hijo, no sé si como suyo…pero algo parecido a eso. Quería a alguien de quien yo pudiera percibir ternura o dulzura.

Puntales: Esto para nosotros era BASICO. Si yo iba a comenzar a trabajar luego, necesitaba irme de casa a una hora exacta y ni un minuto después. Todos sabemos cómo es Lima cuando se sale un minuto más tarde de las 8am. Desde que las citaba a una entrevista y ellas se aparecían 5 minutos tarde…desde ya, las tachaba. Me quedaba con ellas y les preguntaba un par de cositas esperando que se disculpen por la tardanza, si no sucedía, NEXT!

Autoritarias: Toda mi casa funciona en base a mi hijo. Nuestro tiempo gira entorno al suyo. Algo que yo buscaba en mi nana, era que hiciera valer eso. Que ella asimilara e hiciera suyo el tiempo de mi hijo. En mi casa, mi hijo es la persona más importante y ella actúa como si lo fuera. Cosa que me encanta. Eso lo puedes saber desde la misma entrevista! Si una nana sabe lo que hace, pone a toda la casa en regla desde el minuto 1. Y hace que todos respeten los horarios del bebé.

Para contarles un poco de mi nanny, varias veces nos ha montado la bronca a mi esposo y a mi porque nos hemos olvidado la bolsa de pañales sucios en el tacho en la habitación de JI jajajja se molesta y todo! Jajaja Me encanta saber que no importa quién sea, su prioridad es SIEMPRE el bienestar de mi hijo.

Esto fue lo que yo busqué en mi nana. Me tomó algo de tiempo y varias canas verdes encontrarla, pero finalmente lo hice. Hubo momentos en los que me dieron ganas de tirar la toalla y contratar la primera que venga, pero es un tema tan delicado…Es decir, estamos hablando de la persona que va a estar todo TODO todo el día con mi hijo…no podía ser cualquiera.

Al final la historia termina con un final feliz. Mi nana es buena, dulce, responsable y puedo notar cuánto quiere a mi hijo.

Cada vez que tengo que salir de casa me voy con mucha paz, sabiendo que mi hijo va a estar super bien. Él se muere por ella. Se pone como loco cuando la ve…y me encanta.

Y a ustedes cómo les fue con la búsqueda de la nanny?

Anuncios

Escrito por

Mamá de dos niños y esposa, obsesionada con los detalles, los horarios, y la organización! Creo que la maternidad TIENE que ser divertida! Tenemos que aprender a tomar todo con humor para sobrevivir a este sube y baja emocionante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s