El dilema de las madres

Hace ya un año y 8 meses que no piso una oficina de trabajo. Hace 20 meses que no tengo goce de haberes, no me descuentan quinta categoría y no me pagan mi cts. Hace aproximadamente 600 días que no tengo derecho a utilidades, que no tengo que reportarle a un jefe inmediato y que no tengo reuniones con proveedores o clientes.

Hace un año y 8 meses que decidí renunciar a mi trabajo y a lo que conocía de mi vida como miembro del PEA, y que decidí cambiar un horario de 8am a 6pm, por un horario de 6am a …6am? Decidí cambiar reuniones donde exponía los avances de mis proyectos a miembros de gerencia…por días enteros de conversar con un nene que sólo me dice “mamá, teta. Mamá hambe…mamá agua”.
Ya me acerco a los dos años en lo que mi sueldo no son un conjunto de papeles con valor monetario depositado en una cuenta bancaria con más debe que haber, si no que mi recompensa por tanto trabajo son muchos besos, muchos abrazos, muchos te amo y volver a comenzar.

No quiero mentir y decir que jamás volteo, miro atrás y pienso si tomé la decisión correcta. Convertirme en “ama de casa” y cambiar una carrera profesional por quedarme aquí. Lo pienso, casi todos los días. Pero antes de llegar a una respuesta concluyente, me interrumpe un “Amo mamá, vamo calle”. Y nos vamos, de la mano, tranquilos, felices. Juntos.

Él vino de chiripa, no se planeó pero se deseó mucho. Me enteré que estaba embarazada cuando acababan de ascenderme a una gerencia, organicé mi boda desde un blackberry al otro lado del mundo (literal) con dos meses de embarazo en un país desconocido caminando en taco aguja; a la mitad de mi embarazo decidí dar un paso al costado por mi paz, mi necesidad de prepararme para ser lo que él necesitaba de mi…Jose Ignacio siempre ha sabido abrirse camino en mi vida, con o sin mi consentimiento jajajaja

282878_10151630902466366_446470779_n

Puedo decir que mi decisión ha sido acertada, pero no quiero mentir diciendo que no me lo cuestiono siempre. Soy feliz en casa educándolo y acompañándolo yo, pero al mismo tiempo veo los meses pasar y pienso en lo difícil que será el día en que decida volver a trabajar (difícil para nosotros como mamá e hijo y difícil para mi como profesional).

Es el dilema de las madres.
¿Dejar de trabajar? ¿Seguir trabajando? Quiero dejar de trabajar y dedicarme a mi familia pero no puede trabajar sólo un papá. No quiero dejar de trabajar nunca pero tampoco quiero que a mi hijo sienta que le hago falta y que lo cuide otra persona. Quiero dejar de trabajar pero no quiero perder oportunidades en el mundo laboral. No quiero dejar de trabajar pero realmente necesito un buen tiempo para dedicarlo a mi familia, necesito que mi trabajo respete esos horarios.

El dilema de las madres.
Lo queremos tener todo. Y podemos. Sólo hay que saber elegir, pero ninguna respuesta o decisión es absoluta. Para cada una hay una solución diferente.
Mi mamá fue ama de casa siempre y, aunque le estoy infinitamente agradecida, yo me juré no serlo. Quería seguir avanzando como profesional. Estudié mucho, trabajé mucho, me saqué el ancho y luego decidí quedarme en casa.
En mi cabeza nunca sonó lógico, pero en mi corazón no había otra respuesta.

Al final creo que cada una toma la decisión correcta para su familia. No para ella, no para su hijo, para todos, en conjunto.
Me siento parte de un grupo de madres afortunado, porque realmente pude decidir yo misma qué hacer. El dinero no fue un problema, lo único que me detenía era el dejar mi yo/administradora de empresas/viajera/negociante y cambiarla por mi yo/cambiadora de pañales/lavadora de biberones/modista infantil. Creo que no estaba preparada. Pero con sinceridad no lo estaba ni para casarme, ni para convertirme en madre, ni para nada de lo más bonito de mi vida. Te tiras a la piscina y listo. Eso hice y hasta ahora venimos bien. Mejor que bien. Venimos estupendo.
Hay algo de mi que se enamoró de la idea de quedarme en casa (Viejta no sé si te entiendo un poco más con esto, pero intento). Aprendí a reír más, a tomarme menos en serio las cosas, a disfrutar de lo inesperado, a no restarle importancia al quedarte en silencio (jajaj es verdad!) y saben qué??? A valorar muchísimo a las mamás que trabajan en una oficina.

39033-la2bfoto285429

Se los dice una madre que trabaja desde casa. Aplausos para ustedes, y por qué no, también para nosotras. Aplaudámonos mucho, porque cada una desde su rincón de quehaceres domina a la perfección lo que ser mamá significa.

Hoy, cada vez que me encuentro lavando algún biberón o botando los pañales sucios, sonrío pensando “seguro podría hacer esto vestida en un sastre y con tacos”…Recuerdo un motor alucinante que me disipa cualquier duda…

“IF YOU DON´T LOVE WHAT YOU DO…
THEN YOU SHOULDN´T DO IT” – Marcus Lemonis

SI NO AMAS LO QUE HACES, ENTONCES NO DEBERÍAS HACERLO.

AMO lo que hago hoy. Lo disfruto, me encanta. Me cuesta también. Pero son más momentos alucinantes que los momentos frustrantes o momentos que de seguro me sacan una cana verde.

Jamás me atrevería a cuestionar el por qué una mamá decide estar en oficina en vez de estar en casa. Cómo podría?! A veces quisiera cambiarles el lugar aunque sea un día! ¿Han pensado en eso? ¿ no sería rico rotarnos las rutinas a veces? Jajajaja
Ambas posiciones son alucinantes, respetables, entendibles, justificables. AMBAS decisiones son igual de válidas. Lo que sea que hayan decidido (si ha sido decidido con el corazón) es, sin lugar a dudas, lo mejor para sus familias en estos momentos.

Disfruten. Disfruten de sus trabajos de ponerse lindas en la mañana y ponerse pantalón y blusa. De manejar hasta sus oficinas y servirse una buena taza de café y prender la laptop y comenzar a trabajar y demostrar lo buenas que son en lo que hacen.
Disfruta, disfruta mamá, de hacer el biberón matutino y cambiar el pañal haciéndole pedorretas en la panza a las 10am. Disfruta de preparar las papillas y embarrarte junto con él, de pasear en el parque y aprovechar el sol de la tarde.

Disfruten ambas porque en su hogar tienen niños sanos y felices. Porque su familia está junta, porque es más importante la calidad de tiempo que la cantidad.

Disfrutemos porque ser mamá es un regalo. El mejor de los regalos y verlos así de pequeños dura tan poquito!
DSC03101

Anuncios

Escrito por

Mamá de dos niños y esposa, obsesionada con los detalles, los horarios, y la organización! Creo que la maternidad TIENE que ser divertida! Tenemos que aprender a tomar todo con humor para sobrevivir a este sube y baja emocionante!

4 comentarios sobre “El dilema de las madres

  1. La legislación debería apoyarnos, somos demasiadas mujeres en la misma situación. Debería ser posible trabajar 3 días a la semana y el resto dedicarlo a la familia. U otra forma flexible y alternativa para poder combinar los dos mundos.

    Me gusta

  2. una vez más me haces llorar !! en las mañanas mi esposo y yo mientras nos alistamos para ir a la oficina también atendemos a nuestra bebe, nos turnamos en todo …jaaa es un chiste y luego con un beso le decimos que ya regresamos que vamos a trabajar y ella nos entiende perfectamente hasta beso volado nos manda… por la tarde yo llego primero a casa, me dedico solo a jugar con ella … vamos al parque o en la casita… es mi todo!!!cuando llega su papito hace lo mismo y luego los dos la bañamos, cambiamos y le damos su tetita para que descanse …es hermoso porque son momentos de los tres juntitos…!!!! hasta que llega el fin de semana anhelado ya que estamos todo el día juntos atendiéndola, paseando con ella, es maravilloso!!!sin dejar de ser sacrificado… !!!!
    miles de besos para tu gordo esta preciso!

    Me gusta

  3. Por ahi hemos pasado todas las madres que trabajamos fuera de casa¡¡¡¡¡¡ pero luego, a la vuelta del trabajo tienes mas ganas de estar con los hijos, jugar, salir, y el fin de semana te desquitas y lo disfrutas mas, como dice Brenda. Yo soy defensora del trabajo fuera de casa, es bueno para la persona que llevamos dentro todas las mamas ¡¡¡. Si bien cualquier opción es estupenda, de hecho yo envidio a mis amigas no trabajan fuera, sobre todo ahora que sus hijos son mayores y tienen tiempo para ellas ¡¡¡¡¡¡ ja,ja, ja, todo llegará ¡¡¡¡ soy abuelita feliz de Jose Ignacio ¡¡¡¡

    Me gusta

  4. El ser mamá es el trabajo más sacrificado ya que como profesionales sacrificamos todo, sin embargo es el trabajo más gratificante y el trabajo que nos hace más felices. Tengo una nena de tres meses y por ella dejé todo para cuidarla y protegerla y me hace tan feliz verla cada día cuando despierta y me muestra su sonrisa hermosa. El ser mamá es lo mejor que me ha podido pasar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s