Intolerancia a la Lactosa

El Doctor Eduardo Salazar Lindo nos “ilumina” con respecto a este tema que TAAAAANTO pero tanto escuchamos día si y día también. Nos ayuda a entender un poco más sobre la intolerancia a la lactosa y qué hacer en caso de tenerla!

Gracias Eduardo por una colaboración tan interesante! me ha abierto los ojos!!! Espero que les sirva a todos para poder distinguir una intolerancia a la lactosa de cualquier otro problema!

Disfruten!

Intolerancia a la lactosa: Qué es…y qué no es

La lactosa es el azúcar de la leche; es el que le da el sabor dulce. Hay lactosa en la leche humana, en la leche de vaca, en general, en la leche de todos los animales mamíferos. La leche humana contiene más lactosa que la leche de vaca (aproximadamente 45% más). Tiene un porqué? No lo sabemos con certeza pero es posible que este exceso de lactosa de la leche humana ayude a los recién nacidos a formar heces suaves más fáciles de evacuar. Las mamás saben que si le dan fórmula a su recién nacido las heces son más secas y en menor número por día que si le dan su leche.

La lactosa es un azúcar compuesto (disacárido) formado por la unión de dos azúcares simples (monosacáridos): glucosa y galactosa. Cuando uno ingiere leche, la lactosa debe separarse en sus dos componentes como requisito para su absorción. Esta separación la hace una enzima llamada lactasa que está ubicada en la membrana que tapiza el intestino delgado (ver figura). Si esta enzima no funciona o funciona sólo parcialmente, la lactosa no se desdobla en sus dos componentes, no se absorbe y pasa intacta al intestino grueso donde las bacterias de la flora la fermentan, formando gas y unas sustancias ácidas. Este gas y las sustancias ácidas son los causantes de los síntomas de la llamada intolerancia a la lactosa. No es correcto referirse a esto como “alergia a la lactosa” porque una alergia es un trastorno inmunológico, mientras la intolerancia, en este caso, es un trastorno enzimático

esl1

Los síntomas más frecuentes de intolerancia a la lactosa suelen ser dolor abdominal, náuseas, flatulencia excesiva y deposiciones sueltas y más frecuentes, después de ingerir leche o cualquier alimento o producto que tenga leche. Estos síntomas, sin embargo, no son exclusivos de intolerancia a la lactosa por más obvios que sean. Para diagnosticar esta condición se necesita recurrir a alguna prueba de laboratorio. La prueba de laboratorio estándar para el diagnóstico es una que se hace midiendo el hidrógeno en el aliento después de ingerir una cantidad predeterminada de lactosa. Si la cantidad de hidrógeno en el aliento sube por encima de un nivel pre-establecido significa que la lactosa no se desdobló ni se absorbió por falta de la enzima lactasa (ver figura).

esl2

Es normal ser intolerante a la lactosa? Parece que sí…a partir de cierta edad. La enzima lactasa está muy activa los primeros años de vida, desde el nacimiento. Esto es así porque el alimento natural de un recién nacido es la leche y la leche tiene lactosa y el intestino viene equipado con la enzima lactasa. A medida que el niño crece, su alimentación también varía. A partir de los 6 meses de edad, su aparato digestivo está generalmente maduro (produce otras enzimas) para digerir otro tipo de alimentos distintos a la leche. A estos otros alimentos les llamamos alimentación complementaria, indicando que “complementan” y no sustituyen a la leche. Estos otros alimentos se introducen gradualmente a lo largo del segundo semestre de vida de un niño. Cuando cumple un año, un niño sano está en capacidad de comer casi de todo y deja de ser necesario prepararle una comida aparte. Consecuentemente, a partir de esta edad, la leche deja de ser el alimento principal y por lo general es suficiente tomar leche una o dos veces al día más algún producto derivado de la leche como yogurt y queso. Paralelamente y en forma natural empieza a declinar la actividad de la enzima lactasa. Se estima que para los 5-6 años de edad cerca de la mitad de los niños tienen una actividad de la enzima lactasa por debajo del nivel necesario para digerir una carga importante de lactosa. En un estudio que hicimos con la prueba de hidrógeno en aliento en estudiantes de medicina de una universidad (entre 18 y 25 años de edad) y en escolares de una escuela primaria (entre 5 y 13 años de edad), todos ellos sanos, encontramos que 2 de cada 3 (66%) no podían digerir completamente la lactosa. Resultados similares se han encontrado en otras partes.

El tratamiento de la intolerancia a la lactosa es bien sencillo: evitar leche y productos lácteos que contengan lactosa. También hay lactasa en tabletas o gotas que se puede tomar antes o poco después de ingerir algún producto con lactosa. Si las molestias se van por completo eso es todo. Si las molestias persisten hay que consultar con su médico porque podría ser otra cosa. No es raro que la intolerancia a la lactosa coexista con otros problemas intestinales.

Anuncios

Escrito por

Mamá de dos niños y esposa, obsesionada con los detalles, los horarios, y la organización! Creo que la maternidad TIENE que ser divertida! Tenemos que aprender a tomar todo con humor para sobrevivir a este sube y baja emocionante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s