El Gracias infinito a mis hermanos

Hace días que observo cómo mi hijo está tomando el hecho de convertirse en hermano mayor. Hablo con él todo lo que puedo, lo invito a tocar mi panza, le hablo de cómo su hermano menor todo el día piensa en él y de que él es héroe de su hermanito menor. Parece funcionar. jajaja PARECE. Asumo que se verá cuando por fin tenga a los dos conmigo en vivo y en directo.

Pensar en mis hijos y en todas las cosas que compartirán…me hace pensar en mis hermanos. Es inevitable. Pienso que ojalá se lleven como yo me llevo con los míos.

Voy a contarles un poco para que me entiendan. Tengo 2 hermanos. Una mayor y uno menor y entre los tres nos llevamos como 7 u 8 años cada uno. Es una locura, lo sé. Pero al menos puedo contarles que mi mamá supo manejarlo super bien. Soy la del medio, la sandwich, la sobreviviente jajaja. La que siempre fue muy pequeña para algo o ya muy grande para lo otro. Y lo he disfrutado cada minuto.

La relación con cada uno es diferente.

image1 (9)

Por un lado tengo a mi hermana mayor, siempre independiente, profesional, siempre las mejores notas. Un modelo a seguir desde que fui pequeña. A ella no le costaba sacarse 20´s, la veía siempre haciendo trabajos hasta tarde y llevando la universidad con toda la responsabilidad del mundo. Y yo…siempre fui taaaaan diferente.
Yo loca, un poco desequilibrada, bullera…sabía exactamente qué botones tocar para sacarla de sus casillas y lo hacía mañana, tarde y noche…era mi manera de interactuar con ella. Pero la admiré siempre. Detrás de cada sacada de ropa del clóset y cada puesta sin permiso estaba un “quiero ser como tú” bastante oculto.

Cuando cumplí 7 años nació mi hermano menor. Mi chino. Y desde ese momento me sentí responsable por completo de algo. Era mi hijito. De hecho, así le digo jajaja “hijito”. Recuerdo que mi mamá lo dejaba durmiendo en su cuna y yo esperaba que ella se vaya a la cocina para sacarlo de la cuna y hacerlo dormir en mis brazos. Es un engreído y es mi culpa al 100%. Yo siempre fui super maternal, y desde que nació mi hermano, yo tuve por siempre conmigo a mi CiccioBello gigante. (No me hagan sentir vieja, díganme que saben qué es un CiccioBello por favor!).

Mi mamá siempre me dijo que mis hermanos son el mejor regalo que me pudo dar, y tenía razón. Siempre me he sentido acompañada, protegida. Desde muy pequeña pude experimentar lo que es que alguien tan chiquitito camine de tu mano y sienta que te mira con admiración. Siempre tuve conmigo al ejemplo de mujer y profesional que quería ser de grande… Gracias a mis hermanos…lo he tenido todo.

a la hora del cuento y las buenas noches (4)

No sé si pueda hacer lo mismo por mis hijos. No sé si pueda hacerlos sentirse tan cercanos o si pueda ayudarlos a formar relaciones tan estrechas entre ellos. No lo sé. Pero espero que si.

Espero poder hacerles entender que el día que yo no esté con ellos, se van a tener el uno al otro. Espero que puedan entender que serán cómplices para siempre de la aventura tan bonita que es vivir.
Ojalá pueda hacerles ver más adelante que todas las peleas que tendrán (porque habrán muchas, eso es seguro), sólo serán momentáneas…porque el amor que se tienen y la necesidad que tienen de formar parte de la vida del otro va a ser más grande.

Espero que puedan darse cuenta que habrán momentos en los que cada uno intentará separarse un poco de mi o de papá…y de que nos pedirán un momento a solas o que no entremos a su habitación… Pero esa puerta siempre estará abierta para su hermano.

Serán por siempre ellos dos contra el mundo. Y yo me muero por verlo, por ser la privilegiada espectadora que se sienta en primera fila a mirar cómo el amor inmenso que papi y yo nos tenemos, se transforma en este milagro tan bonito como lo es el amor entre hermanos.

Casi no puedo esperar a verlo… pero mientras tanto…seguiré intentando que mi hijo mayor agarre mi panza todo lo que pueda, que sienta las pataditas que le da su hermano y seguiré diciéndole “Ese es tu hermano menor, está intentando agarrarte la manito”.

Gracias a mis dos hermanos por darme el ejemplo de lo que quiero para mis hijos. Gracias por las peleas, las renegadas, las reconciliaciones, los favores, las risas…los sueños compartidos.
Gracias porque pasa el tiempo y aún con lo viejos que estamos, seguimos echándonos en la cama y viendo películas juntos (sobretodo cuando mi hermana está en Perú, claro).

Gracias porque fuera de ser mis hermanos…siempre fueron y serán mis amigos.

Los amo. Siempre.

Anuncios

Escrito por

Mamá de dos niños y esposa, obsesionada con los detalles, los horarios, y la organización! Creo que la maternidad TIENE que ser divertida! Tenemos que aprender a tomar todo con humor para sobrevivir a este sube y baja emocionante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s