Mi No San Valentín.

Sobretodo porque ya pasó San Valentín, es que me animo a escribirte. A mí a veces me faltan detalles y palabras. A ti jamás. Yo reniego hasta de mí misma, pero tú eres un solo de tranquilidad y calma. A veces no entiendo cómo hacemos para que este barco siga andando, pero lo hacemos. Y es básicamente gracias a ti. Sin duda.

Hace algunos años que nos dimos el SI. Independientemente de frente a quién haya sido, si fue en una iglesia, en el campo o en la caseta de la esquina… lo que recuerdo con más amor es tu alegría de ver a nuestros mejores amigos, frente a nosotros, que se dieron un tiempo para poder disfrutar ese día. Estaban felices. Y sus sonrisas serán un recuerdo imborrable en mi memoria.

1006003_10151493651011366_1517723090_n

No voy a olvidarme de su felicidad como tampoco voy a olvidarme de tus nervios y mi paz. Esa paz que sólo se consigue sabiendo que caminas hacia algo hermosamente inevitable. Que la vida llevaba años preparándome para ti y para nosotros. Y tus nervios, que entiendo a la perfección porque te casabas conmigo. Hasta yo me pondría nerviosa de casarme conmigo jajaja.

Algunos años después, el speech de casado cambia algo. Ya la fase de “adaptación” se termina. Llegan los hijos y con ellos, aún más responsabilidades. Ya no es pagar el internet, si no pagar colegios. Ya no es amanecernos con unas chelas, es dormir temprano porque al día siguiente se levantan ellos a las 5am. Podría decirte que ya no es tan emocionante…sólo que SI lo es.

Deja de ser emocionante la fiesta y la música, y comienza a emocionarme mucho más el Netflix y el mixto antes de dormir. Ya no es el terno que te pones para cada matri, ahora es al buzo y las crocs con lo que te sientes cómodo y con lo que te ves tan guapo. Ya no se trata de las cenas en restaurantes lujosos, ahora se trata de que me calientas la comida que nos dejaron de sobras nuestros hijos y el amor que pones cuando lo haces. Ya no es el viaje a sitios diferentes, es el fin de semana en casa con ellos. Pero sobretodo, contigo.

Lo que has hecho por nosotros en estos años es invaluable. Y de lo único que puedo tener certeza es de que no me lo merezco.
No puedo decirte que estoy enamorada de ti como cuando recién nos conocimos y comenzamos a salir. Eso sería una absoluta mentira. Puedo decirte con total seguridad que te amo de una manera mágica y desbordantemente diferente.

Que has tenido la astucia de hacer que me enamore de ti una y otra vez. Que has tenido habilidades que no conocía para hacer que una cambiada de pañales y un baño en tina a cada uno de tus hijos, sea un espectáculo hermoso y sexy, digno de película. Que tu sonrisa es todavía más cautivante que cuando teníamos unos 15 kilos menos y muchas menos canas que ahora.

Gracias por estos benditos años. Años de peleas y amistes. De risas y llantos. De abrazos, de besos.

novios esposos

Veo un poco el mundo en el que estamos y cómo nos grita que nada es para siempre. Que todo tiene un límite. Que todo tiene fecha de caducidad. Puede ser cierto. Podemos encontrarnos en un mundo en el que todo lo que poseemos, tiende a desaparecer en el tiempo.
Menos tú.
Menos nosotros.
Menos lo que, tras años de sangre, sudor y lágrimas, hemos formado. Nuestra felicidad es infinita. Mi amor por ti no conoce de tiempo, ni de espacio. Y no es mío. Es sólo tuyo. Te lo has ganado. Me lo has robado sin oportunidad a reclamo. Quizás sobretodo porque nunca has buscado tenerme y sólo has buscado quererme en mi libertad. Que ya te he dicho yo que soy como los gatos…déjame que yo me acerco sola. Y aquí me tienes. Para siempre.
Gracias amor de mi vida por ser el padre maravilloso que eres. Por amarme sin contemplaciones 24/7. Por no intentar jamás cambiarme y dejarme en esta locura maravillosa que es vivir a tu lado. Por cruzar el mundo y apostar por esta familia. Por juntar tus pies a los míos todas las noches. Por enseñarme que la paternidad es de dos. Por las flores que me dan vergüenza, por los abrazos que invaden mi espacio personal. Porque sabe Dios qué habrás hecho, pero cada vez que pienso en ti, me emociono como ese día hace ya algunos años, frente a nuestros mejores amigos. Tus canas, tu sonrisa, tu risa, tu lealtad, tu dedicación y tu amor imperturbable. Todos para siempre como recuerdos imborrables en mi memoria.
Te amo.

Todo contigo, siempre.

 

**Mis fotos. Las fotos de mi boda. Las tomó el equipo de Táhuano. Gracias chicos. Gracias por todo ese día.

Anuncios

Escrito por

Mamá de dos niños y esposa, obsesionada con los detalles, los horarios, y la organización! Creo que la maternidad TIENE que ser divertida! Tenemos que aprender a tomar todo con humor para sobrevivir a este sube y baja emocionante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s