36 años

Nací a principios de los 80. En medio de la hiperinflación que cambió nuestra historia para siempre. En medio de un gobierno terrible que nos hundió en una miseria absoluta. Viviendo los “paquetazos” y los derrumbes de torres por parte de Sendero Luminoso, en medio de la contaminación del agua potable, el crecimiento de la violencia, muchas veces sin electricidad (gracias mamá por siempre tener velas y por hacerlas ver como algo divertido), con colas para leche, pan y a la mitad de una crisis política que dividía al país entero. Nací en medio de un país colapsado.

Crecí en los 90. Y dentro de lo hermosa que fue mi niñez gracias a mis padres, no puedo ser ciega a que viví en un país lleno de narcotráfico, corrupción y terrorismo. En la escuela primaria, desde el día 1, nos enseñaban a ponernos bajo las mesas, taparnos los oídos y gritar muy fuerte…sólo por si acaso los miembros de algún grupo terrorista pusiesen un coche bomba cerca de las instalaciones del colegio y se reventaran las ventanas.

Pero, con todo eso encima, ¿saben qué es lo que más recuerdo de mi niñez? Lo mucho que me gustaba el fútbol. En cualquier posición. Yo sólo quería jugar (mentira, yo nunca quería ser arquero). Recuerdo escuchar a los niños del edificio donde vivía bajar corriendo a jugar juntos una “pichanga” y yo suplicándole a mi mamá que me deje jugar también. Que si me caía un pelotazo no iba a llorar. Y me dejaba. Y jugaba. Y esos momentos, son los más felices de mi vida.

En cada partido yo siempre fui PERÚ. No Francia, no Argentina,  no España, no Brasil. Siempre quise y fui Perú.

Desde siempre en mi corazón he tenido algo especial por mi país. No te digo que me gusta mi país. Que estoy feliz de vivir en él. No te digo que me alegra haber nacido aquí. Te digo que me apasiona el Perú. Que se me llenan los ojos de lágrimas cuando escucho el himno nacional. Te digo que ver mi bandera al viento hace que se me erice la piel. Y que ponerme la camiseta de la selección nacional para ver un partido de fútbol es casi una experiencia religiosa para mí.
Estoy enamorada del Perú. De su comida, su cultura, sus calles. Enamorada de su gente dentro y fuera del territorio nacional. Estoy enamorada de lo que nos hace el hablar de Perú cuando nos juntamos 2, 3, 10 o más peruanos bajo un mismo techo.

IMG_20180616_102701_resized_20180621_090756259

Llegamos al mundial. (Si si si, otra persona hablando del mundial). Y no es poco. Como no ha sido poco para mi ver a todos los hinchas peruanos en las calles de Rusia compartiendo su alegría y picardía con Colombianos, Argentinos, Daneses, Alemanes. No ha sido poco el escuchar mi himno nacional por primera vez en un Mundial. Como no ha sido poco el que periodistas, comentaristas y jugadores de otros países hayan dicho abiertamente que a ellos también les emocionaba escuchar a la hinchada peruana. No es poco.
No es poco A PESAR de lo que digan mis compañeros argentinos y españoles. (En serio sólo ellos, porque con amigos de otros países aún no he hablado). Porque ellos no entienden, y yo calculo que nunca entenderán, lo que significa ver cumplir tus sueños de infancia y ver 11 guerreros inmortalizando tu ilusión de niña “pichanguera”. No entenderán lo que le hace el final de una espera de más de 3 décadas, a un país que se caía a pedazos. No van a entender jamás lo que es ver a tu país cambiando en cuestión de meses cuando tú llevas soñando con un cambio toda tu vida. No van a entender porque ellos sí nacieron viendo a su país en un mundial cada 4 años y yo lo único que he visto cada 4 años son comerciales de Coca Cola con millones de camisetas abrazadas menos la mía. No me van a entender nunca.
Por eso quizás les parece raro que lloremos y que gritemos con tanta fuerza aun cuando tenemos el marcador en contra. Por eso quizás les parecerá gracioso que me sienta un contrincante digno frente a Francia que ya tuvo la fortuna de ser campeón del mundo. O quizás por eso se burlarán de los memes de “feriado nacional” si campeonamos…porque…cómo podríamos soñar con eso?. Por eso quizás confunden nuestra gratitud con conformismo. No se confundan. No se webeen. Estamos agradecidos de haber llegado a pisar un Mundial esta primera vez (de muchas en adelante), estamos agradecidos de ver a un plantel completo que se comporta como una familia, que se apoya unos a otros en medio de la presión de llevar la frustración de 36 años de un país entero. Estamos agradecidos de haber visto a 11 muchachos peleando hasta el último segundo con tal de regalarle una sonrisa a un país que hoy lucha contra el friaje, la misoginia, la corrupción y el machismo. Todo por darle una alegría a su gente. Hemos visto un equipo…y no un conjunto de figurillas individualistas tratando de sacarle provecho al momento. Hemos visto un Perú. Juntos. Como siempre debió ser.

No me entiendan. No me importa. Pero yo soñé con ser campeón del mundo y hoy estoy un paso más cerca que ayer. Se está gestando algo enorme. El Perú está cambiando. Y el fútbol esta vez fue magia para nosotros y fue mucho más allá que un par de goles, 3 contrincantes y un pasaje a Rusia. Los que perdimos, no fuimos nosotros. Nosotros estos meses hemos ganado mucho.

Hijito, mañana yo te vuelvo a poner tu camiseta si quieres, y así todos los días si lo necesitas. Sigamos cantando si te da la gana. Nos pintamos la cara de rojo y blanco si te apetece. Porque hoy corazón, vives un Perú con un futuro que yo no pensé vivir jamás. Y no es sólo por el Fútbol, es todo.

Vi en el Facebook de un amigo hace unas horas…algo que describe muy bien cómo me siento hoy y siempre…pero SOBRETODO HOY.

 

“¿DÓNDE QUEDA PERÚ?”

“AQUÍ, EN EL PECHO, A LA IZQUIERDA”

 IMG_20180621_205353-01_resized_20180621_090611557

 

SOMOS PERÚ Y ESTAMOS DE VUELTA

Anuncios

Escrito por

Mamá de dos niños y esposa, obsesionada con los detalles, los horarios, y la organización! Creo que la maternidad TIENE que ser divertida! Tenemos que aprender a tomar todo con humor para sobrevivir a este sube y baja emocionante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s